“ES POSTURAL”

ES POSTURAL

“ES POSTURAL”

Hay todavía mucha gente que atribuye  a las “malas posturas” los dolores de espalda y cuello.

Esta información también es necesario actualizarla.

Decir que el sol le da la vuelta a la tierra es intuitivo, lo vemos salir por el este y ponerse por el oeste, por eso concluiríamos que es el sol el que se mueve. Pero si se hace una investigación más profunda, resulta que es al revés. Esto es lo que ocurre con lo de las posturas y el dolor de espalda y cuello. Si te quedas solo con lo aparente, con lo que se ve,  esta es la conclusión más “intuitiva”.  Y eso es  lo que yo pensaba hasta que entre en contacto con todo este nuevo modelo o abordaje terapéutico. Con los datos y los resultados de la investigaciones las conclusiones son otras,  y desafían a esa primera impresión intuitiva.

La teoría de que una mala postura causa dolor, se basa en la idea de que la “mala” postura impone un exceso de estrés mecánico en ciertas áreas, lo que provoca daños micro, que se acumulan con el tiempo. Aunque esto tiene sentido, no tiene en cuenta que los tejidos tienen la capacidad de adaptarse al estrés. Es más que necesitan un poco de estrés para mantenerse activos, y todos sabemos que algo a lo que se le protege en exceso se acaba debilitando.

Al igual que los músculos se fortalecerán cuando se exponen a la demanda de levantar pesos, las articulaciones, ligamentos y tendones se adaptarán para soportar el estrés local creado por posturas particulares.

Luego las “malas” posturas nos hacen más adaptables y “resilientes” biomecánicamente hablando.

Otra razón por la que la postura no se correlaciona con el dolor ,es que incluso si la postura incorrecta causa daño al tejido, el daño en el tejido no es igual a dolor.

Además los seres humanos somos diferentes unos a otros,  lo que es una alineación “disfuncional” para una persona, podría ser óptima para otra.

Debido a estas diferencias individuales, comparar una postura con un modelo ideal, y tratar de hacer correcciones,  es lo que genera el problema, ya que nadie es igual al modelo, somos únicos.

Significa eso qué no debemos cuidar la postura:

Según la evidencia, y no la intuición, tengamos en cuenta  estas consideraciones.

Cabria vigilar la postura y  la alineación, cuando se maneja  un peso pesado,  cuando aterrizamos de  un salto, cuando corremos, levantamos pesas o participamos en cualquier actividad que implique una gran cantidad de estrés mecánico en un corto espacio de tiempo de adaptación. En estos casos, es una buena idea usar un esfuerzo consciente o entrenamiento progresivo, para asegurar que la biomecánica y alineación de la columna vertebral estén optimizadas para distribuir el estrés, reducir el riesgo de lesiones, y aumentar el rendimiento.

Sin embargo si  tenemos que estar muchas horas en la misma postura bien sentados, o de pie, aquí la variable  a tener en cuenta es el movimiento, no la postura.  El cuerpo humano no está diseñado para pasar horas y horas en la misma posición , está diseñado para moverse, para el cambio. Por lo que en estos casos lo interesante es el buen movimiento, no la buena postura que se adapte a un ideal ergonómico.

En resumen :mejor que las buenas posturas, los buenos movimientos.

#dolorcrónico #SMT  #dolorpsicosomático #dañoydolor #doloryemoción  #dolorymovimiento #dolorpostural #malapostura #ergonomia #doloryergonomia #doloryestrés #doloryartrosis #dolorherniasdedisco #encarnaespunya #sindromedemiositistensional #tratamientoparaeldolorcrónico #prevenciondeldolor #prevencióndelenvejecimiento  #neurociencias #dolorpévico #fibromialgia #sindromesdolorosos #evidenciacientífica #IASP #SEFID #SED