ACEPTAMOS “DOLOR” COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA.

La resistencia al dolor crónico o persistente, la preocupación por si será algo malo que aún no han descubierto, es una de las creencias más comunes entre mis pacientes. “Si me duele,  será por algo …“

Desde luego que sí, solo que ese “algo” no tiene porque estar en el tejido donde sentimos la sensación dolorosa.

Esta es la preocupación que también tenía M antes de contactar conmigo. Fue operada 2 veces, una de hernia de disco,  y la otra de extirpación del cocxis. A pesar de esas intervenciones el dolor que debutó hace  27 años, persistia. Ni que decir el sin fin de médicos , y de no médicos a los que ha acudido. En los momentos en que empezó tratamiento conmigo llevaba  un parche de fentanilo y tomaba  valiums como coca-cola a diarío.  No salía de casa , desde luego había abandonado cualquier actividad deportiva o de tiempo libre, y hacia años que no se animaba a hacer ningún viaje, ni irse de vacaciones por si no podía soportar el dolor, a pesar de la morfina y las benzodiacepinas.

En este orden de cosas empezamos a trabajar con mi propuesta. Después de varias sesiones empezó a salir a la calle más no sea a comprar , a tomar clases de danza, a retomar algunos de sus hobbies, a irse de vacaciones, y desde luego a no necesitar el fentanilo , ni los valiums.

El dolor persiste, y de vez en cuando le da un respiro,  pero ha aceptado el dolor como animal de compañía, como la famosa frase del pulpo.

Ya no lo teme, ya sabe que su dolor no es lesivo, si  invasivo, insufrible, horrible, odioso, pero ya no le ofrece resistencia, eso mismo era como echar gasolina en un fuego.

Sobre todo no esta preocupada , si ocupada en llevar a cabo todas las pautas que le he indicado para terminar liberándose de él  definitivamente.   Sabe que lo produce el cerebro como una especie de exceso de celo o de protección  ante una supuesta amenaza o peligro, real o imaginado. Su cerebro la protege de algo que ni ella misma sabe, pero que poco a poco , gracias a la neuroplasticidad cerebral irá cambiando ese condicionamiento por otro,  y podrá buscarse otra mascota que no sea el “pulpo-dolor” como animal de compañía.

Mil gracias a M por autorizarme a dar este testimonio, así como al resto de mis pacientes por su confianza y ser pioneros en estos programas que están acabando con esta lacra que es el dolor crónico, persistente, y/o disfuncional,  y las afecciones crónicas. Bienvenidos a una vida sin dolor y sin miedo al dolor¡¡¡¡

#dolorcrónico #SMT  #dolorpsicosomático #dañoydolor #doloryemoción #afeccióncronica#doloryestrés #doloryartrosis #dolorherniasdedisco #encarnaespunya #sindromedemiositistensional #tratamientoparaeldolorcrónico #prevenciondeldolor #prevencióndelenvejecimiento #antienvejecimiento #neurociencias #dolorpévico #fibromialgia #sindromesdolorosos #dolorycancer